History

Una Investigación:
Detalles de la Vida de "Chucho El Roto"

Fotografías y Texto por John Todd, Jr.

Nota:
Me fascinó la historia que escuche y después de mi visita a San Juan de Ulua empecé a investigar más a fondo la leyenda de "Chucho el Roto".

El Puente del Ultimo Suspiro
El Puente del Ultimo Suspiro
Cuando uno pasa por el puente levadizo, llamado el "Puente del Ultimo Suspiro", hay que darse cuenta que centenares de personas quizás pasaron por este mismo puente por última vez.

La tasa de la mortandad entre los presos de San Juan de Ulua era muy alta en aquellos tiempos.

Malas Condiciones de Vida
Según lo que cuentan en cartas y reportes de aquellos tiempos, las condiciones eran tan malas, que al abrir las puertas de madera de las celdas, los guardias se desmayaban por los fuertes olores.
Los Turistas de Fin de Semana
Tenían que Trabajar
Nuestro guía nos explicó que los presos no sentaban a flojear todo el día. Había trabajos que hacer.

Enviaban algunos a trabajar largas horas en el sol en los proyectos de trabajos públicos en Veracruz, o en mantenimiento en el fortaleza.

Además de las condiciones anteriormente mencionadas, el alimento probablemente no era nutritivo tampoco.

Algunos dicen las mareas altas en las noches entraban en las celdas a un nivel hasta de un pie o dos de altura.

Además, siempre había el goteo constante de la condensación de la humedad que caía desde techo al piso, día y noche.

Otras celdas, por supuesto, eran para el castigo y la tortura, pero apenas el estar aquí en la prisión alejada de San Juan de Ulua era suficiente castigo para la mayoría de los presos.

Los Tiempos de Chucho el Roto
Nuestro guía nos dijo que las ciudades de México en el siglo XIX no eran muy grandes, y solamente 4 ciudades tenía una población de más de 50,000 habitantes.

Guadalajara tenía alrededor de 100,000; Puebla, 90,000; Monterrey, 60,000; y San Luis Potosí, 60,000.

La Ciudad de México era la ciudad más grande con aproximadamente 550,000 habitantes. Casi la mitad la población consistía en personas que no había nacido allí. Según las estadísticas del censo del día, la migración de la gente de los pueblos rurales pequeños a México en el siglo XIX era fenomenal.

Por otra parte, faltaron a los emigrantes del campo. Hasta por el año de 1900, casi un poco más del 70% de la población todavía vivía en comunidades de menos de 2,500 habitantes que era menos de cerca de 90% de la población del siglo anterior.

De unos cinco millones de habitantes en el año de1800, México llegó a tener ocho millones antes de 1855, y más de 15 millones para el año de 1910. Casi el 70% de la clase obrera continuó dependiendo de la agricultura para ganarse la vida.

También se estima que el 75% de la clase media vivía en las ciudades y los pueblos. A pesar del tamaño estos pueblos pequeños les ofrecían a los emigrantes mejores oportunidades para el trabajo, escuelas, y una sociedad más abierta y libre que en el campo.

Las Novelas de Bandidos
Después del año de 1880, comenzaron a aparecer varias novelas con el tema de bandidos de carretera en la región y llegaron a ser muy conocidos por toda la población.

El "Los Bandidos de Río Frío" de Manuel Payno era solo una de muchas de estas novelas. Los argumentos ocurrieron en ambientes locales, y muchas veces incorporaron los eventos conocidos del día. Fueron publicados para los gustos de la gente de aquellos tiempos.

La Novela de "Chucho el Roto"
Cerca del año de 1888, apareció una novela corta "Chucho el Roto, o la nobleza de un bandido mexicano". Fue publicado en el anonimato, y rápidamente llegó a ser popular entre todas las clases sociales de aquellos días. Era diferente a las demás novelas del día en que se trataba de un bandido que robaba los ricos para regalar a los pobres, similar a la leyenda de "Robin Hood" en Inglaterra.

Aun en el año de 1895, los periódicos locales tomaron la leyenda, y algunos recomendaron perdón para "Chucho el Roto" así que podría ser candidato para las elecciones en el congreso.

Según la leyenda, " Chucho el Roto " vivió en el período desde el año de 1858 hasta el 25 de marzo de 1894.

Nació en Tlaxcala
"Chucho el Roto", nació en Santa Ana Chiautempan, Tlaxcala, cerca de 20 kilómetros al norte hoy de la ciudad de Puebla. El pueblo es muy antiguo y su nombre viene de la lengua de Nahuatl o Azteca. Chiautempan significa el "lugar en la orilla del pantano". Está casi en la sombra de uno de los picos más altos de México, La Malinche.

Nacido Jesús Arriaga
Su nombre original era Jesús Arriaga. Su niñez era probablemente como muchos niños de esos días, pero Jesús era único de varias maneras.

Imitaba los Acentos
Quizás era como muchos niños en México en que los padres trabajan en el mercado. Su madre y su abuela probablemente tenían un pequeño puesto en el mercado de viernes donde los indios que hablaban diversos dialectos venían a vender sus mercancías.

Probablemente, Jesús Arriaga de niño, ganaba dinero haciendo pequeños trabajos alrededor del mercado, o que ayudaba a la gente llevar sus bolsas, o descargaba mercancía para los comerciantes.

A una temprana edad, se descubrió que cuando aprendió a hablar, su pronunciación era perfecta. Imitaba a la perfección las voces y los acentos de la gente a su alrededor y podía imitar las palabras de los dialectos de los indígenas perfectamente bien.

Primero, imitaba y después aprendía el significado de las palabras del su nuevo vocabulario.

Talentos Aprendidos de los Circos
Cuando los circos venían al pueblo, Jesús estaba más que feliz. Le fascinaba especialmente observar cuidadosamente el ventrílocuo con su maniquí, y aprendió también a "tirar la voz."

Una vez que el circo terminaba, le encantaba jugar trucos a la gente en el mercado con sus nuevas voces. Hacía "muñecos" de las cabezas de lechuga y las hacía hablar y hacía pequeños teatros de conversaciones inventadas entre el "Señor Rábano" y "Señora Zanahoria".

Se divertía mucho a la gente de aquellos tiempos.

Los Magos
A los magos le fascinaban aún más, sobre todo por la manera que hacían sus trucos. Debido a su personalidad extrovertida, el joven Jesús le ganaba la confianza de los magos y pasaba horas con ellos después de las actuaciones en que aprendía los trucos y cómo se los hacían.

Después en el mercado, encontraba la diversión de entretener a la gente alrededor del puesto de verduras de su madre con sus nuevos trucos mágicos.

Fue Fácil Robar
Un día descubrió que podía robar. Era fácil tomar pequeñas cosas que no valían mucho y sobretodo le gustaba la emoción del acto. No era tanto el valor del objeto que fue robado, sino la sensación de lograrlo sin que lo descubrieran.

En varias ocasiones, su madre lo amonestó por sus pequeños robos.

"A veces es necesario robar para vivir," le decía.

Pero también le decía, "En la vida hay ciertos "pagos" que hay que hacer por el mal que les hacemos a otros. Para que sean menos estos "pagos", debemos de ayudar a la gente menos afortunada. "

"Nunca hay que robar o tomar ventaja a alguien que es pobre o en la necesidad."

La familia de Chucho no tenía mucho dinero, pero en esos días, había mucha gente que era menos afortunada todavía. De esta manera, Chucho empezó a regalar a los muy pobres para ayudarlos a sufrir menos en la vida.

Su madre le dijo, "nunca hay que verter la sangre de otro hombre," y nunca lo hizo.

Los Teatros Ambulantes
En esos días, había teatros que viajaban de pueblo en pueblo haciendo actuaciones de obras de teatro para el pueblo. A Jesús le fascinaban los actores y la manera que desempeñaban varios papeles de personajes con diversos acentos y por el vestuario que cambiaba justo a tiempo.

Después de las actuaciones, se hacía amigo con los actores y aprendió mucho de ellos, especialmente las nuevas entonaciones de voces y acentos.

Los Franceses Llegaron
Cuando los franceses ocuparon a México durante los años de 1862-1867, Jesús frecuentemente hacía trabajos sencillos a los soldados como cargar las maletas o ir a buscar cosas en el mercado, a la vez adquiriendo un conocimiento excelente de la lengua francesa.

Su memoria fotográfica, su energía de la imitación, y la personalidad encantadora le ayudaron a ganar la confianza de los soldados. Después de poco empezó a actuar como un soldado francés, y andaba por el puesto de su mamá en mercado platicando con todos con el nuevo francés que había aprendido.

Así era su personalidad.

Un Carpintero Amistoso
Uno de los vecinos de Chucho era un carpintero amistoso. Los días cuando hacía mal tiempo, se quedaba a conversar con su vecino y mirar mientras que trabajaba cuidadosamente la madera con sus herramientas.

Al joven Jesús le fascinaba cómo se podía transformar un pedazo de madera de un árbol en una pieza hermosa en forma de algún mueble o de una estatua de la Virgen de Guadalupe.

"Todos los hombres deben tener un oficio", el carpintero solía decir. El vecino amistoso ayudó a Jesús para aprender el oficio de la carpintería en el cual le dijeron que le sería útil más adelante.

Llega el Ferrocarril a Santa Ana
El 16 de septiembre de 1869, el Presidente Benito Juárez inauguró la sección de la línea nacional del ferrocarril de México-Apizaco-Puebla y fue motivo de gran jubilo en el pueblo

Ahora el joven Jesús le gustaba frecuentar la estación del ferrocarril. Miraba a las diversas clases de gentes que venían y se iban en las enormes maquinas. Además de hacer los trabajos eventuales le gustaba llevar el equipaje de los pasajero o vender algo de comida.

También, le dio la oportunidad de realizar sus trucos de la magia mientras que el tren estaba en la estación y ganar unas propinas. A la vez, le permitió observar a gente de la Ciudad de México por primera vez. Admiraba cómo se vestían, y su manera de hablar que le permitió aprender a imitar sus acentos también.

Más adelante como hombre joven, abordó el tren a la capital para buscar el trabajo como carpintero. Más tarde, en 1885, volvería como "Chucho el Roto" con su banda para robar la misma estación de tren en Santa Ana.

En la Gran Capital
En la Ciudad de México, logró conseguir varios trabajos. Uno de ellos era con un señor muy rico: don Diego de Frizac. En la enorme mansión, Jesús conoció a la joven sobrina Matilde que es fascinada inmediatamente por él, especialmente por sus trucos mágicos. Ella descubrió más tarde su talento de actor, cómo podía imitar los acentos, y su conocimiento de idiomas.

Se dice que en aquellos tiempos, Matilde le invitó a una fiesta "de gala" vestido con la ropa que ella la "prestaba" de su tío don Diego de Frizac. Nadie sospechaba que su acompañante era un "roto", o alguien de las clases económicamente bajas disfrazado como un caballero elegante.

Paseos Dominicales en La Alameda
Los domingos, los paseos en el Parque Alameda de la capital eran comunes para la gente de bien. En varias ocasiones, vestido en un disfraz, Matilde y Jesús se acostumbraba un dar un paseo por la Alameda al lado de Jesús, completo con el sombrero alto de buen gusto, el bastón con pico de plata, y un monóculo francés.

A los dos le causaba mucha risa paseando entre la gente de la alta sociedad de aquel entonces.

Un Robo a don Porfirio Díaz
En uno de los relatos, Matilde le enseñó a Chucho a bailar los valses que eran de moda en aquellos días, y empezaron a frecuentar los bailes de la alta sociedad. En una de las fiestas elegantes de baile asistió el Presidente Porfirio Díaz. Cuando Chucho y Matilde fueron presentados al Presidente, Chucho le robó su reloj de bolsillo.

Más tarde, cuando Chucho le pidió la hora a don Porfirio, buscó el reloj y comentó con asombro, "parece que alguien ha robado mi reloj!" Matilde los excusó apresuradamente de la fiesta y salieron riéndose con Chucho detrás de su monóculo francés y bigote falso.

Nace una Hija
Mientras se pasaba el tiempo, cayeron profundamente enamorado, sin embargo, fue si el conocimiento de don Diego de Frizac. Más adelante cuando se embarazó con el hijo de Jesús, fue enviada a la hacienda de su tío en donde tuvo una hija. Le nombraron María de los Dolores.

La Cárcel de Belén
Debido a esta situación don Diego levantó cargos falsos en contra de Chucho y lo arrestaron y fue encarcelado en el infame el Cárcel de Belén. Allí Chucho con la ayuda de un preso político aprendió a leer y escribir.

Un poco más tarde se escapó con sus nuevos amigos, "la Changa", "Juan Palomo" y "Lebrija", y comenzó una vida de crimen que duró casi 10 años. Durante este tiempo logró perfeccionar y utilizar sus habilidades naturales de actor, maestro de disfraces, idiomas, trucos mágicos, además de todo lo que aprendió mientras que estaba en cárcel.

Se escapó de cárcel robando un sombrero de los visitantes y un bastón y una capa y simplemente salió caminando por la puerta principal. Otro artículo dice que después de escaparse de la temida Cárcel de Belén, secuestró a su hija Dolores, y la llevó a vivir con su madre en Tlaxcala. Y comenzó así su vida de crimen.

Empezó a Robar para Vivir
Lo que le hizo a "Chucho el Roto " diferente a los delincuentes comunes de aquellos días era que robaba a ricos y daba a los pobres. Talvez fue por su alto sentido de justicia que le hizo diferente porque no robaba a los muy pobres en la Capital, y los pequeños ranchos y los pueblos cercanos.

Quizás las palabras de su madre siempre estaban en mente.

"Mi hijo, cada uno de nosotros tenemos nuestros propios talentos y defectos en nuestras personas, pero debemos de ayudar siempre a los que están en la necesidad."

Se escapó de cárcel robando un sombrero de los visitantes y un bastón y un cabo y caminando fuera de la puerta. Otro artículo dice que después de escaparse de la temida Cárcel de Belén, secuestró a su hija Dolores, y la llevó a vivir con su madre en Tlaxcala. Y comenzó así su vida de crimen.

El maestro de los disfraces
En un artículo de una revista de aquellos tiempos, se menciona algunos de sus robos más famosos, siempre utilizando disfraces. Una vez robaran una carga de plata vestido como mujeres indígenas.

Una vez le robó a mujer rica en la capital. Entró a la casa vestido como el obispo, llamó a juntar la familia, incluyendo los criados, en la sala supuestamente con la idea de darles una bendición. Mientras, la banda de Chucho el Roto saqueaba la parte atrás de la casa.

En otra ocasión, planeó un robo de un almacén, se disfrazó como un barrendero sordo que limpiaba la calle de enfrente para conseguir la información que necesitaba. Después el asalto fue fácil.

Chucho el Roto era el maestro de los disfraces.

La Captura de Chucho el Roto
En el año 1885, después de que varios años de robar del rico a dar a los pobres, finalmente fue capturado. Esta vez le enviaron a la cárcel de San Juan de Ulua que era entonces una isla en frente al puerto de Veracruz. De allí nunca se había escapado nadie.

Pero con la ayuda de un compañero de celda, Chucho el Roto logró un escape atrevido ocultándose en una "cuba". Una "cuba" era un tambo que utilizaban para la disposición de las aguas negras de la cárcel. Más tarde, un barco lo llevó lejos de allí.

Nueve años más tarde, lo capturaron cerca de las Cumbres de Maltrata que se encuentra entre los estados de Veracruz y de Puebla cerca de Orizaba. Con eso otra vez fue devuelto a San Juan de Ulua. Esta vez cuando intentó escaparse lo traicionó "Bruno", su compañero de celda.

En el intento del escaparse lo hirieron en la pierna. Esta vez lo arrastraron cruelmente por de la plaza de la fortaleza y fue lanzado a una celda solitaria.

La Plaza de Armas de San Juan de Ulua

Entrada al Limbo, Purgatorio, y El Cielo
Interviene Frizac
Cuando se dio cuenta Don Diego de Frizac se puso de acuerdo con el director de la prisión, el coronel Federico Hinojosa para darle 300 latigazos.

200 latigazos aplicados por el experimentado torturador "La Boa", el apodo del verdugo, eran los límites de la resistencia humana.

En este tiempo, Matilde intervino y le sobornó a "la Boa" 1,200 Pesos en oro para no matarlo. Fue llevado la celda especial conocida como el "el Limbo" y el castigo fue aplicado.

Pero, el castigo aparecía ser demasiado por la herida de la bala que había recibido cuando lo capturaron.

Matilde les pagó a las autoridades para que lo llevaran a la pequeña fortaleza junta que servía de la enfermería de la prisión administrada por la orden religiosa, las Hermanas de la Caridad.
Entrada al Limbo
(Foto tomada en la oscuridad con flash)
Fallece Chucho el Roto
Cuando vieron la condición de Chucho, inmediatamente le recomendaron enviarlo al hospital de San Sebastián en la Cd. de Veracruz donde había mejor atención medica.

Probablemente una donación fuerte de Matilde a la capilla facilitó los procedimientos administrativos.

Dicen que Chucho el Roto sentía la muerte cerca cuando llegó el hospital de San Sebastián en Veracruz. Allí estaba Matilde reunida con, su hija Dolores, y Guadalupe, la hermana de Jesús.

Se dice que lo cuidaron durante sus últimos días.

Según las madres religiosas que eran las enfermeras en el hospital, Jesús Arriaga, alias "Chucho el Roto", falleció el 25 de marzo de 1894.

Así quedó registrado el acta de defunción en el Registro Civil en Veracruz.
El Limbo
(Foto tomada en la oscuridad con flash)
Entierro en Mexico
Más tarde, Matilde y su hermana acompañaron tristemente el ataúd en el tren a la capital donde lo enterraron en una tumba reservada para su familia en uno de los cementerios más ricas de la ciudad.

Por un año, según el costumbre, Matilde se vistió de negro por luto. De vez en cuando la vieron en compañía de un conde austriaco con su uniforme rojo y monóculo en diversas funciones de la sociedad en la capital.

Más tarde, Matilde y el conde austriaco, junto con su hija Dolores, salieron para Veracruz y subieron a un buque de vapor con destino de Europa. Nunca hubo más noticias de ellos.
La Salida
El Fin Misterioso de Chucho el Roto
Ése debe ser el final de la historia, pero en una ocasión durante la revolución mexicana de 1910, cuando la violencia azotó el país, unas bandas de bandidos entraron en los cementerios de Ciudad de México a profanar y robar las tumbas.

Uno de estos grupos rompió en el sepulcro de Chucho el Roto. Cuando fue abierto, solo encontraron un ataúd lleno de piedras.

Arregló su propia Muerte?
¿Será posible que Chucho el Roto no murió, y que quizás él efectuó su propio "muerte"?

¿Podría haber hecho una promesa en la "cama de muerte", o que Matilde lo habrá reformado?

¿Pues un maestro del disfraz y de idiomas extranjeros habría podido ser el conde austriaco que navegó de Veracruz con su querida Matilde? Talvez algún día sabremos la verdad sobre esta figura de lente de monóculo.

Vive Todavía
Ésta es la leyenda misteriosa del Robin Hood de México, y quizás esta es la razón por la cual a mucha gente le interesa venir a visitar la fortaleza de San Juan de Ulua y se quedan un rato a mirar la celda del Chucho el Roto.

Se puede ver que Chucho el Roto todavía está vivo en los corazones de la gente que lo visita.

La Leyenda Continúa
Cuando las películas comenzaron a hacerse en México, uno de las primeras películas con sonido era Chucho el Roto (1934). En los años después fueron producidas las siguientes películas:

La Sombra de Chucho el Roto (1944)
Chucho el Roto y Los bandidos de Río Frío (1954)
Una serie de 3 films
La entrega de Chucho el Roto (1959)
La captura de Chucho el Roto (1959)
Aventuras de Chucho el Roto (1959)
El Tesoro de Chucho el Roto (1960)
Yo soy Chucho el Roto (1970)
Tiempo de ladrones o La historia de Chucho el Roto (1980)
La Vida De Chucho El Roto (1986) (Manuel Lopez Ochoa)
El Inolvidable Chucho El Roto (1987)
La Vida De Chucho El Roto (1986) (Manuel Lopez Ochoa)
Los Amores de Chucho El Roto (Manuel Lopez Ochoa)

Además hubo una radio novela que duró más de 20 años transmitido en la XEW a toda America Latina. También hicieron una telenovela sobre el tema de Chucho el Roto (1968).

También ha habido muchas novelas sobre Chucho el Roto de las aventuras, y algunos todavía se imprimen el día de hoy. Se dice que en los años de la Revolución Mexicana, Pancho Villa robó de todas las clases sociales, también dio a los pobres continuando la tradición de Chucho el Roto. Quizás las historias de Chucho el Roto también lo influenciaron.

La Verdad de Robin Hood
En cuanto a Robin Hood, también hay un cierta discusión que si realmente existió como persona. Los eventos atribuidos a este bandido sucedieron hace tanto tiempo que es difícil documentar completamente la verdad.

Es la misma situación en cuanto a la vida de Jesús Arriaga, alias "Chucho el Roto". Esperamos que con el desarrollo de nuevas tecnologías de investigación en el futuro que quizás algún día la verdad completa será descubierta.

Centenares de Visitantes
Mientras la fortaleza y la prisión de San Juan de Ulua todavía existen hoy, y es un lugar de la diversión de visitas los fines de semana.

Es un lugar donde centenares de personas vienen de todos partes de México y el extranjero a escuchar un vez más el relato emocionante de la historia de "Chucho el Roto", el bandido mexicano que robaba a los ricos para regalar a los pobres .

<<< Atrás

>>> Continuar: La Celda Chucho El Roto

Regresar a la Sección de Historia